COMO LOGRAR QUE TU HIJO COMA SANO 😊.

Mati
Te advierto que este post va pa’ largo 🙈. Voy a platicarte a detalle toda mi experiencia tanto de madre como health coach con la alimentación de mi hijo mayor Matías de 5 añitos. Este post tiene la finalidad de brindarte herramientas que te sirvan para lograr que tus peques coman de forma saludable y sobre todo que lo disfruten al máximo. Quien sabe, quizá mi experiencia te sirva de apoyo 💕.
 

●¿POR QUÉ COMEN LOS NIÑOS?●

PicadilloLentejas
 
El día de hoy me basaré más que nada en los libros del autor y pediatra Carlos Gonzalez, ya que es gracias a él que he podido comprender más ampliamente estas etapas del desarrollo de mi hijo Matías y, me ha servido como guía en muchas ocasiones para saber como actuar respecto a la alimentación de Mati (y por supuesto que de Lucca cuando llegue el momento). Así que comencemos por plantear la causa que hace a nuestros hijos recurrir a buscar alimento (cito texto del libro “mi niño no me come”).
 
🌿 1. Para mantenerse vivos: Nuestro cuerpo necesita comida, simplemente para seguir funcionando. Aunque estuviésemos las veinticuatro horas del día durmiendo, aunque nuestro periodo de crecimiento haya terminado, seguiríamos necesitando comida.
 
🌿 2. Para crecer y engordar: Nuestros músculos y huesos, nuestra sangre y nuestra grasa, incluso nuestro pelo y nuestras uñas, se fabrican a partir de lo que comemos.
 
🌿 3. Para moverse: Se necesita energía para moverse. Todo el mundo sabe que los deportistas o los mineros necesitan más comida que los oficinistas, y que el ejercicio abre el apetito en gran manera.
.

●CUÁNTO DEBE COMER UN NIÑO Y LOS FACTORES QUE LO DETERMINAN●

HotCakesAvena
 
A continuación te comparto 3 de los grandes grandes factores que influyen en la cantidad que debe comer un pequeñito y los cito en orden de importancia.
 
🌿 1. Para mantenerse con vida: Pongamos el ejemplo de los animalitos para que se comprenda mejor mi punto. La cantidad de comida que necesita un animalito, depende básicamente de su tamaño. Un elefante come más que un caballo, y un caballo más que una ardilla. Un ejemplo más claro sería con razas de perritos… porque un pastor alemán come mucho más que un chihuahua. Con estos ejemplos a lo que quiero llegar es que la constitución física de un niño tiene mucho que ver en la cantidad de alimento que requiere. Los niños aún con la misma edad tienen diferentes tallas y pesos (puede haber un pequeñito super alto y sumamente delgado, otro bajito pero rellenito, otro alto y corpulento, otro con una talla y peso medio y, cada uno de ellos requerirá una cantidad de alimento completamente diferente aún con la misma edad.. pues uno de los factores que determinan la cantidad no es la edad si no la constitución física. Es decir, no por que una ardilla coma la misma cantidad de un elefante llegará a ser tan grande como este; bueno, pues lo mismo pasa con nuestros hijos, no porque mi hijo coma la misma cantidad que el niño alto y corpulento quiere decir que logrará esa misma constitución física, mucho menos sí mi esposo y yo somos delgados y de estatura media.
 
🌿 2. Para crecer: Cuanto más rápidamente crece un niño, más comida necesitará. Es por esto que los bebés de menos de un año comen cada 1, 2 o 3 horas y la demanda es extremadamente alta, pues un pequeñito durante su primer año de vida prácticamente triplicará el peso y talla con la que nació y esto no volverá a pasar hasta por ahí de los 10 años de edad. Pero resulta que exceptuando esta etapa del primer año, los niños no crecen siempre a la misma velocidad ni de forma continua. Cuando un niño incrementa su altura es en las famosas fases de “estirones” (desarrollo acelerado). ¿No te ha pasado que un día vistes a tu hijo y de pronto al otro mes el pantalón de plano no le cierra o le queda cortísimo? y bueno, ni que decir con los zapatos, ¿o que tiene más hambre de lo normal, que duerme más por las noches o está muy aferrado a ti? pues bien, esto se debe precisamente a que nuestro hijo dio o está dando el famoso estirón. Entonces dado que el crecimiento es el segundo factor que influye en el apetito de nuestros hijos y ya determinamos que no es algo que se da de forma continua sino por fases de crecimiento acelerado (es decir, los “estirones”), pues comprendemos que el grado o intensidad de su hambre también será variable… nuestros hijos tendrán temporadas en las que querrán devorar un elefante y otras donde tendrán un apetito moderado, incluso hasta puede darse el caso que de plano no quieran comer ni una uva… y esto es porque se encuentra en etapa de desarrollo acelerado o desacelerado.
 
🌿 3. Para moverse: Los niños pequeños se mueven mucho y es frecuente oír frases como “no sé de dónde saca tanta energía, con lo poco que come” , “con razón no engorda, si es que lo quema todo”. Pero al analizarlo fríamente, vemos que muchos niños tampoco se mueven tanto. Los recién nacidos se mueven poco pero comen muchísimo (gracias al desarrollo acelerado del que les hablaba en el punto anterior), y los de un año caminan poco rato y lentamente, pues casi siempre van a todas partes gateando, en brazos o en la carreola; es decir, realmente no realizan un gran trabajo físico intenso y prácticamente no levantan peso (ni siquiera su propio peso; un adulto gasta mucha más energía que un niño para recorrer la misma distancia, porque no es lo mismo transportar 10 kg que 60) pero aún así es cuando más comen. Lo que quiero decir es que a menos que el niño sea un deportista ⛹🏼, difícilmente va a consumir más energía en sus juegos que un ama de casa yendo al super o aseando la casa. Sí, el ejercicio por lógica abre el apetito, pero tampoco es que un niño con una complexión delgada por más que se la pase 2 horas en el parque va a comer lo mismo que un niño de su misma edad que también pasó 2 horas en el parque pero que tiene una complexión robusta (espero no haber cantinfleado 😂).
 

●EL MITO DE COMER PARA SER GRANDE Y ALTO●

SerumFacial
 
El hambre es una necesidad que responde a un factor orgánico, especialmente en etapa infantil, es decir que el niño comerá en función de lo que su organismo le pida y, esto dependerá de los factores que mencioné previamente:
 
1)Talla determinada por su genética.
2) Desarrollo acelerado o des-acelerado.
3) Actividad física.
 
Comer sano nos hace estar sanos, y estar sanos no se refiere a altura ni peso, sino a ausencia de enfermedad. Es decir, que comer sano no va de la mano con comer mucho, pues no por comer demasiado seremos tan altos como Kobe Bryant, de la misma forma que una ardilla, por más que coma la misma cantidad que un elefante, jamás será tan grande como este. Pero al comer saludable (no mucho, sino saludable) si que evitaremos que nuestros hijos padezcan enfermedades como cáncer, diabetes, obesidad, infecciones recurrentes, enfermedades virales y lograremos que tengan una vida larga y feliz.
 

●CUIDEMOS LA RELACIÓN DE NUESTROS HIJOS CON LA COMIDA●

Avena
 
Sin embargo, al obligar o enseñar a un pequeñito a terminarse todo lo que está en el plato o a que forzosamente coma 5 veces al día con o sin hambre, le hará relacionarse de forma negativa con la comida, pues el mensaje que le estamos enviando no es el de escuchar a su cuerpo, si no que tiene que hacer lo que otros creen que es mejor para él así no sienta el mas mínimo apetito. Piensa que diferente sería nuestra vida si simplemente buscáramos alimento cuando nuestro cuerpo realmente tuviera hambre y no para pasarla bien viendo una peli, para aliviarnos de nuestra depresión, para premiarnos, por estrés, etc.
 
Hace poco leía un estudio realizado por la UNAM dónde resultó que el 70% de los adultos y 30% de niños mexicanos padecen obesidad. Realmente es alarmante. Padres obesos estamos enseñando a nuestros pequeños a tener una triste relación con la comida. Realmente para mi, esto más que reflejar nuestras malas elecciones de comida, refleja un estado emocional en problemas y es muy probable que todo haya comenzado desde casa en nuestra infancia con unos padres que nos enseñaron que para ser buenos niños debíamos dejar vacío el plato en vez de mostrarnos que alimentarse significa mucho más que darle comida al cuerpo físico cuando se siente hambre, que comer debería ser una muestra de amor a nosotros mismos para recibir la energía del universo y unirnos a él a través de los vegetales y frutas que han absorbido el sol, el agua y la tierra.
 
Es justo eso lo que debemos procurar que aprendan nuestros pequeños, no a terminarse todo lo que está en el plato porque sí, porque te lo sirvieron, sino a elegir alimentos sanos y que sean ellos mismos quienes determinen la cantidad y cuando comer 🤗. Nuestra labor es esa, no determinar cuando y cuanto comer sino brindarles opciones saludables.
 

● MI EXPERIENCIA COMO MADRE EN LA ALIMENTACIÓN ●

TingaNopales
 
Soy mami de un pequeñito de 5 años y estoy segura que muchas mamis y papis se podrán identificar con este tema. En general los pequeñitos son muy difíciles a la hora de comer porque comer es una experiencia sensitiva en toda la extensión de la palabra, con lo cual nuestros pequeñitos son sumamente sensibles a aromas, texturas, colores, sabores, temperaturas, etc, etc (más adelante amplío mucho más este punto). En nuestro caso particular a esta generalidad se le suma que Mati tiene autismo denominado “de alto funcionamiento” y aunque en su caso en un grado muy leve con pocas características (también existen los grados: moderado y severo) en esta cuestión sensorial Mati vive a la quinta potencia, es decir, que si para un pequeñito neurotípico ya de por si el mundo se conoce a través de los sentidos, en el caso de Mati es 100 veces mayor.
 
De hecho, este desajuste sensorial que viven los niños con TEA hace que 90% de estos peques padezcan algún tipo de trastorno alimenticio y esto es debido a varios factores, los cuales pueden presentarse únicos o combinados. Estos factores son: pensamiento rígido, hipo e hiper sensibilidad sensorial (lo cual les hace ser mucho más sensible a sabores, texturas, temperatura, colores, formas, etc) y, dependiendo del caso… pocas o nulas habilidades de comunicación. Como resultado, prácticamente todos los niños con TEA llevan una dieta extremadamente limitada.
 
Algunos de ustedes que me siguen desde hace tiempo habrán podido leer en post anteriores como este comportamiento no se presentó en Mati sino hasta los 2 años 4 meses de edad, pues Mati de bebé comía absolutamente todo lo que le pusieras en el plato 🍋 🍉🍇🌽… sin embargo, a partir de esa edad, la cosa se puso muy difícil y para mi representó uno de los más grandes miedos y preocupaciones con las que tuve que lidiar.
 
Esta crisis sensorial tuvo su pico más alto de abril a octubre del 2015. Mati era un niño con un trastorno extremo de alimentación y durante los meses más difíciles solo aceptaba pan, smoothies y jugos verdes (de ahí es que le tengo tanta fe y agradecimiento a los smoothies y jugos)… y eso era todo. No se trataba de falta de apetito, si no de aversión a los alimentos. Sumado a esto, los “expertos” a los que consultaba me recomendaban que: dejara a Mati sin comer 3 días y pasado este tiempo se devoraría lo que tuviera enfrente; ¿Pero a que descerebrado se le ocurrió pensar que dejaría a mi hijo 3 días sin comer?, pues a psicólogos, terapeutas y profesionales; de verdad la pasamos bien fuerte durante esta etapa en la que Mati tuvo una alimentación altamente restrictiva, porque no solo era la preocupación por su salud, si no que sentíamos que jamás hallaríamos respuestas. Aunque la situación era completamente desalentadora (hablando específicamente de su alimentación) porque por más inventos que hacía en la cocina Mati no daba su brazo a torcer, estaba completamente decidida y determinada a terminar con este problema 😎, y a como diera lugar, ayudaría a Mati a sobreponerse de ese bache (cuando les digo que mi cliente más difícil es mi hijo, es completamente verdad).
 
¿Pero, como lograr que un pequeñito que vive con TEA, con pensamiento rígido y con hipo e hiper sensibilidad sensorial comiera saludable de nuevo?. Déjeme decirles que no fue una tarea fácil, pues en gran parte las terapias de intervención temprana debían hacer lo suyo… es decir, que poco a poco se lograra con Mati este equilibrio neurológico, que para mi hijo ha sido tan necesario y parteaguas, pues al tener un mayor número de neuronas, sí, su inteligencia bastante impresionante, pero también algunas habilidades más sencillas no logran ser funcionales de forma natural, así que esas habilidades que no tiene naturalmente debemos trabajarlas con terapia, y después de muchas noches sin poder dormir pensando que podía hacer, leer muchos libros, leer muchos estudios, tomar cursos, leer a otras mamás de pequeñitos con TEA, logre crear un plan de acción que poco a poco y gracias a la guía de Dios dió sus enormes frutos.
 
Ahora, sé que en la gran mayoría de los casos sus hijos no tienen un rechazo a comer, si no simplemente no quieren comer saludable, y estos tips funcionan para los 2 bandos, porque si funciono con Mati, sé que para sus pequeñitos dará gran resultado, así que les comparto estos tips con todo mi amor, corazón y esperanza que funcionen igual de bien para sus angelitos 😋🍴.
 

●PLAN DE ACCIÓN●

30714158_2040198709567037_8511661720723259392_n
 
🌿 1. EJERCICIOS SENSORIALES: Los niños con o sin TEA tienen muchas limitantes a la hora de comer ya que están en una etapa muy sensorial de sus vidas. Piensa que en los primeros años de vida conocen el mundo a través de sus sentidos y es esta la razón por la que los tienen tan desarrollados. Es por esto que las actividades sensoriales los ayudarán a regular esta sensibilidad a nivel neurológico, así que aunque parezca que nada tiene que ver lo que sientes con las manos, los pies, el cuerpo y con la boca… en realidad es una misma cosa. Ejemplos de actividades sensoriales son: tocar todo tipo de frutas y verduras, que sientan el olor, la textura, que observen su forma, su color y que ayuden a elaborar los alimentos en casa, porque, aunque quizá ese día no los consuman, ya se están familiarizando con ellos. Los niños comen hasta tierra, y esto es porque se les permite jugar con ella con lo cual no la ven como algo amenazante, lo que si que pudiera pasar en el caso de la comida si se les forza a comer y es justo por esa razón que debemos dejarlos jugar con la comida, la consuman o no, ¿porque de que otra forma se van a familiarizar con ella?.
 
Otro tipo de actividades sensorial que son buenísimas para complementar esta integración sensorial que estamos buscando son las “botellas sensoriales”, las cuales puedes ver en esta liga: http://bit.ly/2KzcX0i. Y también puedes elaborar “arena sensorial” y el DIY lo encuentras en esta liga: http://bit.ly/2ri0yVv. Puedes hacer plastilina casera, masa para muffins, juega con tu peque a la hora de la ducha con crema de afeitar y que la sienta en sus manos, brazos, piernas, etc. Y algo que empleábamos unas 3 veces por semana por casi 6 meses fue meter los piecitos y manos de Mati en trastes grandes llenos de semillas de diferentes tamaños, pueden ser semillas de mostaza, arroz, frijol, maíz, lentejas, garbanzo, etc.
 
En el caso de Mati, todas estas actividades sensoriales nos funcionaron a que esta hipo a hiper sensibilidad se regulara por completo y hoy por hoy ya no es un tema en su vida cotidiana, pero como te decía, esto va bien para todos los niños, porque independientemente de su neurología, la infancia es una etapa sumamente sensorial.
🌿 2. EMPIEZA CON FRUTAS: Cuando ya tengas 1 mesesito con las actividades sensoriales, será momento de traer nuevos alimentos a tu pequeño. Lo que te recomiendo es empezar con frutas de mucha variedad, ya que las frutas son los dulces de la naturaleza y están muy llenas de colores 🍋 🍉🍇. Empieza con frutas de texturas amables como: manzana, uvas, pera, naranjas, mandarinas, melón y sandía. Deja las frutas con sabor más intenso como las guayabas, papaya o duraznos para un poquito más adelante y ve poco a poco probando con vegetales o con la comida que se haya hecho en casa.
 
🌿 3. PEQUEÑAS PORCIONES Y POCAS OPCIONES: Este paso lo considero super importante, porque para los peques puede llegar a ser muy abrumante ver demasiado o demasiados alimentos en el plato, así que para esos pequeñitos “picky eaters”, lo ideal es comenzar con pequeñas porciones: 3 uvas, o 2 rebanaditas delgadas de manzana, o 4 cubitos de sandía, 1 gajito de naranja… y en pocas combinaciones (y yo diría que en un principio lo ideal sería servir un único alimento a probar). Algo que fue super exitoso con Mati fue crear figuritas con la fruta y otras veces contar las piezas (él es súper fan de los números y las figuras geométricas). Piensa que le gusta a tu peque e incorpora ese elemento al momento de ofrecer, puede ser un platito con su personaje favorito, un mandil de super poderes (bueno, eso le dirás, que el mandil le da super poderes) que solo use a la hora de comer; o incluso hacer un picnic, ya que el cambio de escenario y estar al aire libre puede aminorar grandemente la tensión a la hora de comer. Lo que se te ocurra será bueno. El cielo es el límite.
 
🌿 4. LA REGLA DE “UNA MORDIDA”: En cuanto Mati comenzó a desarrollar el lenguaje verbal (por ahí de octubre del 2015) fue mucho más simple la tarea de ayudarlo a comer. Siempre le digo que primero le de una mordidita y después decida si le gusta o no, y si no le gusta, no tiene de que preocuparse, pues no comerá más de ese alimento porque podemos probar otros. Nunca de los nuncas lo vayas a tratar de obligar. Piensa que estás construyendo el lazo de confianza con tu peque, así que la promesa hay que cumplirla. Eso sí, te super aconsejo ofrecer ese mismo alimento otro día, pues se necesita probar 10 veces un mismo alimento para lograr desarrollar el gusto por el. Así que… se paciente, constante y no obligues 😊, más bien piensa de que otra forma puedes presentarle ese mismo alimento, pues esa es la ventaja con la comida, que se pueden hacer infinidades de versiones con los mismos ingredientes, así que a usar la creatividad.
 
🌿 5. AUMENTA LAS PORCIONES GRADUALMENTE: Conforme vaya aceptando estas frutas, ve aumentando muy poco a poco la cantidad y variedad. Será el momento para ofrecer combinaciones.
 
🌿6. INTEGRA NUEVOS ALIMENTOS: Poco a poco y conforme veas el progreso de tu peque ve integrando nuevos alimentos con diferentes colores, olores, sabores y texturas. Verás que te vas a sorprender. Cuando te decidas a hacerlo no olvides seguir el paso 3, 4 y 5 para que sea todo un éxito.
 
🌿 7. REFUERZO POSITIVO: Esta idea fue un un super hit en su momento, de hecho nos funcionó para la comida y para cuando Mati dejó el pañalito hace algunos años. Hay muchas cosas que puedes hacer o crear, pero especialmente los #boards como los del video fueron un completo éxito. A Mati le daba algo por lo cual trabajar y emocionarse. Amaba ganarse sus estrellitas o stickers, pues esto le dejaba un gran sabor de boca y mantenía una actitud positiva ante la hora de sentarse a comer. En verdad me esfuerzaba mucho en hacerlo divertido y emocionante para él y, puedo decirles que valió la pena cada día, pues él poco a poco fue relacionado la hora de comer y la comida con algo divertido, emocionante, lindo y pacifico. Te dejo este videíto para que tengas una idea mucho más clara de lo que se trata, y, aunque en el video se enfocan al pañal… funcionan también para la comida: http://bit.ly/2rj0CUX
 
🌿 8. SÉ SU EJEMPLO: Si cuidas el tipo de alimentos que llevas a casa y sobre todo, cuidas lo que tu hijo te ve comer, eventualmente seguirá y copiará las mismas conductas que tú. Recuerda que los niños son esponjitas que absorben todo el conocimiento que se encuentra en su entorno, así que… mucho ojo en este sentido y sé su mejor ejemplo. Recuerda que hay unos pequeños ojitos que observan tus pasos y hábitos.
 
🌿 9. Y MIENTRAS TANTO, APOYATE CON JUGOS VERDES Y SMOOTHIES: Durante esos 6 meses en los que Mati tenía una alimentación restrictiva mis grandes aliados fueron los jugos de vegetales y smoothies, pues por medio de ellos podía asegura la ingesta de vitaminas, minerales, antioxidantes, enzimas, proteínas, carbohidratos y grasas saludables. En definitiva no se puede vivir o esperar que un niño se desarrolle a base de jugos y smoothies, pero en esa temporada de cirisis fueron nuestra tablita de salvación, porque esos sí que los aceptaba sin problema. Esta practica es un apoyo para una buena nutrición, incluso hoy por hoy que Mati come de todo sigo complementando su alimentación con jugos de vegetales.
 
🌿 10. NUNCA PIERDAS LA ESPERANZA NI LA PACIENCIA: Esta es una nota mental para mi yo del pasado. Este cambio no pasará de la noche a la mañana, a nosotros nos tomo cerca de 6 meses para comenzar a ver pequeños (muy pequeños) progresos y, aunque habían días en los que parecía que no pasaba nada, siempre mantuvimos presente que en realidad se estaban construyendo los cimientos para el futuro cercano, para construir la confianza de Mati hacía nosotros, para ir familiarizandolo con los alimentos nuevamente. Mientras tanto, sigue informándote y no dejes nunca de intentar… el día llegará. Si observas las fotos del post, esos son de las cosas que Mati come en su día a día, así que te prometo que si eres constante y te aseguras de llenar a tu hijo de alimentos sanos, llegará el día en el que coma frutas y verduras igual que se comería una galleta.
 

●¿EN QUE PUNTO ESTAMOS AHORA?●

Tepanyaki
 
El desarrollo de Mati va viento en popa… durante 2 años hicimos escuela en casa pero hoy por hoy está perfectamente integrado a una escuela común y corriente en la que le va de maravilla. En cuanto a sus hitos de desarrollo vamos excelente y los terapeutas y maestros de mi hijo están sorprendidos con el avance enorme que ha tenido en estos casi 3 años. Y respecto a la alimentación no podría estar más tranquila, pues come que da miedo y lo mejor de todo es que come alimentos naturales. Mati aquí en casa tiene una gran red de apoyo.
 
Si llegaste hasta este punto del post escribe “Hakuna Matata”. Te agradezco infinitamente haberte tomado el tiempo de leerme, y espero de corazón que la info que has recibido de aquí sea de gran ayuda.
 
Que pases un precioso y positivo día 🌿😊💕
Con cariño, Lau.

(329 Posts)