A VECES ME RESULTA DIFÍCIL!

Aveces
Hace unos días platicaba con unas amigas, que no la estaban pasando del todo bien y, una de ellas dijo: “verán como pronto vamos a estar bien… bueno, es que Lau siempre está bien”. Me hizo gracia y me pareció tan lindo que me vean de esa forma, por que es justamente lo que trato de sentir y transmitir todos los días de mi vida: estar bien, sentirme feliz, ser agradecida.
 
Pero a veces me resulta difícil, mi naturaleza no es esa, mi naturaleza es ser muy dura y egoísta conmigo misma haciendo notar mis defectos, lo que hice mal, lo mal que me veo físicamente, lo que no me gusta de mi cuerpo, lo que pude haber hecho mejor, lo mucho que me equivoco como madre, como esposa, como hija, como amiga, como ser humano.
 
Esa es mi naturaleza, y, durante la mayor parte de mi vida luche con eso… y digo luche por que pelee por mi misma con uñas y dientes hasta lograr re-educar mis pensamientos, porque yo no me iba a dejar vencer por una mente jugándome malas pasadas.
 
Mi naturaleza es tener altibajos emocionales extremos, escuchar demasiado la opinión de los demás sobre mi, no valorarme. Pero siempre he sabido que yo quiero ser feliz, en el fondo sé que sí me lo merezco por que solo quiero el bien para los demás y para mi. Yo no sé si haga lo suficiente por lograrlo, pero lo cierto es que eso es lo que deseo.
 
He tenido que hacer un gran trabajo conmigo misma. Los días que me siento motivada, con energía y feliz… doy el 1000% y más de mí; pero los días que me siento triste, desvalorizada, desganada y sin rumbo, doy el 2000% y más de mí… por que son justo esos los días que más me necesito bien, que más necesito quererme, apoyarme y animarme a mi misma. He aprendido con los años que debemos trabajar por lograr vibraciones altas, y no dejarnos vibrar bajo, por que eso hace la diferencia en lo que vamos a atraer. He aprendido que el seguir mis hábitos y mis rutinas (a lo que yo le llamo rituales), es precisamente lo que no me permite caer en el abismo y vibrar bajo. El seguir mis hábitos y rituales es lo que genera de nuevo esa chispa en mi, me hace salir de ese bache y re-enfocar mi mente. Eso es lo que logra que de nuevo exista magia.
Yo no tuve una infancia y una adolescencia sencilla, vengo de una familia rota en la cual mi madre debió hacerse cargo de nosotros 3; lo ha dado todo y cuanto más por sus hijos, y el tenerla de ejemplo, el sentir su amor infinito por nosotros me ha hecho ser una persona agradecida y que no se deja vencer, no solo ahora que soy adulto y soy madre, sino siempre, siempre he sentido un profundo agradecimiento por lo mucho o poco que tenga. Creo que el agradecimiento logra darte una perspectiva positiva de vida… te hace valorar lo que tienes sabiendo que otros tienen menos, y al hacerte consciente de lo poco que tienen otros, también logra que seas una persona activa que quiere ayudar a otros… aunque tengas menos, siempre hay algo para compartir.
 
El chip con el que nací es uno, pero definitivamente puede cambiarse. Quizá sea esa la razón por la que me entrego a llevar una vida lenta donde pueda poner “pausa” para valorar que soy afortunada de vivir cerca del mar, que por casa hay un parque precioso al cual puedo ir a jugar con Mati y sentir aire fresco, que todos los días tengo comida sana en el plato, una casita que a mis ojos es la más hermosa del mundo, un compañero de vida con el que he vivo las cosas más hermosas, un hijo sano que ha llenado de luz mi existencia, una familia que se apoya en las buenas y en las malas (aunque muchas veces nos peleemos 😅), trabajar en lo que amo, y tenerlos a ustedes que todos los días ayudan a generar esa chispita dentro de mi, aunque esté teniendo un día difícil. Por que deben saber que el pensar todos los días que compartirles en el blog me llena de ilusión y recarga mis pilas.
 
Sí, a veces me resulta difícil… pero no me dejo vencer. Y aquí sigo en la lucha.
 
Gracias por estar aquí 😊.

(330 Posts)