MEDITA CON MANDALAS! 😊

Mandalas

Mándala significa “Aquello que rodea un centro” (aunque, no todos los mándalas son redondos). Representan el centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente de quien medita en ellos. Son conocidos por ser un instrumento terapéutico de crecimiento personal y reconocimiento del ser. Mi Mándala favorito, sin duda, es la Flor de la Vida.

Pintar e interpretar un mandala significa entrar en contacto con la propia intimidad, con nuestro yo más profundo, nuestra sabiduría interior, el propio centro; Es una meditación en movimiento, una herramienta poderosa que aumenta la creatividad, expande la conciencia, nos re-conecta con nosotros mismos, nos centra, nos armoniza, nos hace sentir paz y bienestar. Al meditar con mándalas empiezas a comprender que cada parte de ti forma parte del universo y que cada parte del universo forma parte de ti.

BENEFICIOS DE MEDITAR CON MANDALAS:
• Tiene efectos terapéuticos y no necesita de preparación específica como pueden necesitarlo otros tipos de meditación.
• Aumentarás tu nivel de bienestar
• Reducirás hipertensión y niveles de estrés
• Te permitirá tener mayor concentración y enfoque
• Dormirás mejor
• Aumentarás tu paciencia, tolerancia y consciencia
• Equilibrarás tu sistema nervioso
• Promueve mayor oxigenación
• Una herramienta excelente para introducir a nuestros hijos a la meditación.

TIPS PARA COMENZAR A MEDITAR CON MÁNDALAS:
• Diseña o elige el mándala y colores
• Prepara el ambiente: la música, abre las cortinas, las ventanas, pide silencio y toma una postura cómoda para ti (la cual en un principio no tiene que ser precisamente el suelo) y enciende una vela aromática.
• Coloca el mándala frente a ti, a la altura de tus ojos y comienza a adentrarte en el para así poco a poco ir relajando la mente para poder liberar la consciencia
• Comienza a colorear dejando que fluya tu energía, y permítete adentrarte en el mándala.

MUSICA PARA MEDITAR CON MANDALAS:
https://www.youtube.com/watch?v=rDjn_GXpB90

Dicen que la mente crea los abismos, el corazón los cruza. He ahí la importancia de nutrir también nuestra mente y espíritu. Es tiempo de comprender que no sólo tenemos el cuerpo físico (la salud), también tenemos el cuerpo mental (todo lo que pensamos); el cuerpo emocional (todo lo que sentimos); y el cuerpo espiritual (nuestra conciencia y esencia). Amar tu cuerpo, mente y espíritu, será probablemente la conexión más enriquecedora que cualquier ser humano anhela tener o pueda experimentar.

Chicos, Esto no ha hecho más que empezar. Será un gran año para todos!

Namasté 💗

(111 Posts)