POR QUÉ NO CUENTO CALORÍAS! 😌

Calorias

El día de hoy hablaremos sobre las famosisimas calorías y les mostraré como es que, aunque las calorías simplemente son una unidad de medida, sí importa su origen y sí existen calorías buenas y calorías malas 🍋 🍉🍇🌽.

Los cambios en nuestro metabolismo, almacenamiento de grasa y hambre, dependen de la composición y calidad de nuestra alimentación, y NO de contar calorías. Es decir, que estos 3 factores dependen de la calidad de nuestras proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas, minerales, enzimas y antioxidantes, pues estos nutriente afectan directamente nuestras hormonas, neurotransmisores, citocinas inflamatorias, etc. En resumen, estos son los factores biológicos que afectan o benefician nuestra salud y peso… NO LAS CALORÍAS “PER SE”.

¿Por que surgió toda esta moda de contar calorías y elegir productos light? Pues bueno, este movimiento surgió a mediados de los años 80’s, y fue la industria alimentaria la que nos introdujo este concepto tan famoso de que: lo importante es controlar la energía que entra a tu cuerpo, es decir: la que consumes por medio de los alimentos (calorías que entran), y asegurarnos que sea mayor la cantidad de energía que sale, es decir, la que quemas con actividad física (calorías que salen). El clásico consejo de la industria alimentaria es: “pon cuidado en la cantidad de calorías que consumes y ejercitate mucho para quemar más calorías”.

Pero fue justo en ese momento que comenzó esta gran pandemia de diabetes y obesidad (con la cual han surgido miles de padecimientos secundarios a la obesidad), gracias a que, según esta regla… De lo único que tenemos que preocuparnos si queremos estar delgados, es de consumir menos calorías para que podamos quemarlas, incluso sin ejercitarnos, ¿y como lograríamos esto?, pues gracias a los famosos productos ligth, bajos en grasa, bajos en carbohidratos, BAJOS EN CALORÍAS o restricción de calorías. ¿Cuantas veces hemos escuchado de dietas que se basan en las calorías diarias? Muchísimas.

Y así comenzó la decandencia de la salud publica; ya que podías seguir bebiendo refresco, comiendo pasteles, galletas, harinas refinadas y alimentos ultra procesados, siempre y cuando fueran bajos en calorías.

Nos vendieron la idea de que todas las calorías son iguales sin importar su origen y que mientras las quemes, todo va a estar bien… entonces daba igual si las calorías venían de una coca-cola o de un plátano, mientras el número de calorías fuera pequeño. Y es así como empezamos a asociar que perder peso depende de la restricción de calorías y de alimentos con alto indice glucémico. Esto es totalmente ¡FALSO!.

De hecho al restringir calorías o tratar de obtener menos de las que nuestro cuerpo necesita, este activará mecanismos de defensa compensatorios para evitar la perdida de peso mediante la reducción de tu energía física, lo cual incremente tu apetito. Es decir, el cuerpo activa todo tipo de mecanismos que te defienden de la inanición, y esto como resultado, te deja un metabolismo muy lento y un incremento brutal del hambre. De hecho, ¿sabías que ciertos tipos de calorías hacen a tus células adiposas más hambrientas? y si tienes células adiposas hambrientas, lamento decirte que ya te “amolaste”. Sumado a esto, cuando un ser humano pierde peso mediante restricción de calorías lo que realmente pierde es músculo, y el cuerpo al tener menos músculo gana más grasa. El taaaan famoso efecto rebote… que básicamente es que ganas más peso del que tenías antes de haberlo perdido temporalmente. Como resultado de una dieta de restricción de calorías tendrás menos músculo, más grasa, más hambre y un metabolismo super lento.

Mala idea si lo que intentas es perder peso definitivamente, porque lo que uno espera es tener menos hambre y un metabolismo más eficiente. Pero aún así, si pudieras mantenerte para siempre en un peso “ideal” para ti (lo cual es prácticamente imposible), ¿de que te serviría estar muy delgado si por dentro estás enfermo?.

El punto no se trata de restringir o contar calorías sino de elegir una buena fuente de ellas, pues no es lo mismo 1000 calorías de un plátano que de una coca-cola. Ya que esas calorías que te aporta el plátano estarán cargadas con miles de nutrientes que ayudarán y apoyarán a tu cuerpo a trabajar eficientemente, a eliminar toxinas, a oxidar la grasa, a mantener sana tu digestión y que todo salga correctamente, a desinflamarte (recuerda que un cuerpo inflamado pone resistencia para perder peso), etc.

A lo que quiero llegar es que las calorías NO indican la calidad nutrimental de un alimento. Vivimos con miedo a alimentos como el plátano, las frutas o alimentos naturales con alto indice glucémico, los cuales cambiamos por productos “ligth” ultraprocesados y que además de ligth no tienen nada pues para quitarle esas “calorías” le añaden miles de químicos tóxicos que acidifican y llenan de toxinas nuestro cuerpo y por tanto, promueven el almacenamiento de grasa… o sea, “sale más caro el caldo que las albongigas” como decimos en México para hacer referencia a que: sale contraproducente.

Si lo que queremos es perder realmente grasa que tengamos en exceso, ganar músculo y sobre todo SALUD, solo necesitamos comer saludable; No es contar calorías y matarnos haciendo ejercicio lo que nos mantendrá en un peso ideal; es comer natural, muchas frutas y verduras de todos los colores, es beber agua, estar en paz con nosotros mismos, desintoxicarnos regularmente, hacer ejercicio regular, meditar diariamente, comer hasta tener hambre y parar cuando te sientas satisfecho, no lleno, y regresar a lo básico para el ser humano 😊💕🙏🌿.

Animate a experimentar una vida con salud, con energía y que por consecuencia, refleje tu peso ideal y te haga brillar de felicidad. Recuerda que tu salud y tu felicidad son la misma cosa.

¡NO CUENTES CALORÍAS, CUENTA NUTRIENTES! 🍋 🍉🍇🌽

Namasté🙏

(107 Posts)