REIVINDICANDO EL ARTE DE COCINAR! 😊

cocinar

Cocinar siempre ha sido parte de mi vida. Desde los 16 años fui la encargada de hacerlo ya que mi mami al ser el sustento de la casa, se iba a trabajar por muchas horas. Pero rara vez le daba la debida importancia o lo hacía de forma consciente.

Mucho tiempo esta tarea fue un dolor de cabeza. Me ha costado mucho trabajar conmigo misma para darle sentido y encontrar motivación ante esta tarea diaria. Primero que nada… tuve que empezar por reconocer y aceptar que a mi, no se me da el gusto por cocinar de manera natural. Pero hoy por hoy comprendo que cocinar es mucho más que calentar los alimentos y servirlos; la cocina es la piedra angular de lo que nos hizo convertirnos en sociedad… pues ese era el punto de reunión y convivencia en las tribus. Ahí donde había fuego, había un grupo de personas hambrientas y con ganas de dar unos cuantos bocados.

Como cultura nos hemos alejado tanto de esta tarea… hoy en día cocinar es opcional y queremos que todo sea instantáneo. De momento pareciera que cocinar en casa interfiere con nuestra vida agitada. Además, con tantas opciones en el mercado listas para servir (ultraprocesadas, tóxicas, químicas llenas de mucha sal, grasa y azúcar) ¿porque molestarnos en picar, freír y esperar a que termine el tiempo de cocción, si puedo ahorrarme esos 40 minutos abriendo una lata?. Hemos dejado de cocinar porque el tiempo nos causa pánico… siempre corriendo tarde para todos lados, y, es justamente el tiempo, el ingrediente que falta en nuestra vida y nuestra recetas. Hemos olvidado que justamente ahí, en la cocina, es donde surge el combustible que nos da vida y salud; que la comida hecha en casa nos transmite memorias, crea recuerdos y lazos familiares.

El arte de cocinar es tan noble, que no importa si tus ingredientes son finos o humildes, en la cocina lo que vale es el ingenio y experimentar, pues incluso los ingredientes más humildes al mezclarse entre si, intercambian sus moléculas y sabores creando un platillo exquisito, delicioso y nutritivo. Muy al estilo de nuestras Abuelas 🍋🍉🍇🌽🍅,

Cocinar no tiene que ser esta tarea laboriosa y extenuante, tampoco exclusiva de mamá o de las mujeres.. hoy en día todos podemos participar en esta tarea, desde nuestros hijos pequeños hasta papá. La cocina puede volver a ser el punto de reunión y de convivencia. Que padre sería servir a la mesa algo delicioso y en lo que todos participamos para elaborar 😎.

Tenemos que comprender que lo que está ahí fuera, en los estantes de los super mercados y en las cadenas de comida rápida, de momento podría parecer más barato y fácil de preparar, a la larga no lo será, porque los tratamientos de los padecimientos provocados por estás malas elecciones alimentarias son incosteables. Leía hace poco como en los años 80’s la diabetes tipo 2 era conocida como la diabetes del adulto, hoy por hoy el pronostico para México es que 1 de cada 3 niños la padezca. Leía sobre las tasas de obesidad cada vez más en aumento (por supuesto derivando en muchos otros padecimientos). De hecho el economista de Harvard, David Cutler, analizó los indices de obesidad en relación a las personas que cocinan con frecuencia en casa, y descubrió que cuando el tiempo que pasamos cocinando disminuye, la obesidad aumenta. Recuerda esto: mientras puedas comer SIN pasar tiempo cocinando, COMERÁS MÁS 🙈..

El analista industrial Harry Balzer dice: “Come todo lo que quieras y disfruta tu comida. Si quieres un pastel de manzana, perfecto, come uno entero; Quieres galletas con chispas de chocolate, perfecto, come todas las que quieras… pero hazlas tú mismo”. ¿Por que no dice esto? Bueno, pues porque el afirma que no querremos pasar ese tiempo en la cocina, que compraremos los mejores ingredientes que podamos pagar y llegaremos a casa a prepararlos de forma simple.

Es justo eso lo que me hizo entrar a la cocina a preparar la comida todos los días con una mejor actitud; ahora sé el impacto que tiene en mi cuerpo y en el de mi familia, ahora sé de lo simple que puede ser cocinar y aun así tener algo delicioso. Tenemos que reencontrarnos y reconectarnos con la cocina, reconocer su importancia en nuestra vida cotidiana, hacer las paces con ella, valorar y agradecerle la salud que nos puede entregar si le dedicamos un poco de tiempo. Vivimos pensando en la cantidad de tareas que tenemos que hacer, pero no agradecemos que es una fortuna que tengamos vida, manos y piernas para poder llevarlas a cabo 💕.

Hagamos de las pequeñas tareas “inconscientes” tareas conscientes, lleguemos a ese punto en nuestra mente donde encontremos placer por pelar un ajo, picar una zanahoria, poner el agua a hervir, en vez de pensar en ellas como un fastidio. Cocinar puede ser también una forma de meditación, una forma de estar en tiempo presente prestando atención a como cada elemento del platillo se transforma y van formando una sola creación; que después, compartiremos en familia. Incluso si es solo para ti, será una muestra de amor, una forma de recibir esa energía que han absorbido los vegetales a través del sol, del agua, la tierra.

Despierta tu creatividad y a cocinar; Nuestros hijos, nuestra familia y nosotros mismos merecemos comer delicioso, fresco, calientito y algo hecho por nuestras manos. Es una de las cosa más valiosas que podemos hacer como seres humanos 😊.

“Según sea tu alimento, así será tu mente” -Sócrates.
Namasté 🙏

(107 Posts)